28 Junio 2008
Actualizado: 10:16 PM hora de Cd. Juárez

Feligreses del poblado de San Isidro perdieron su iglesia pero no su fe, pues han comenzado a reunir recursos para construir un nuevo templo donde puedan participar en las misas y otros eventos religiosos, se dio a conocer.

La Diócesis de Ciudad Juárez hizo un llamado a la comunidad en general para que colabore en la reconstrucción del templo, luego de que un cortocircuito provocara un incendio el 20 de junio.Renato Ascencio León, obispo titular de la Diócesis de Ciudad Juárez solicitó la cooperación de empresarios, constructores y fieles para que San Isidro Labrador vuelva a tener un lugar santo donde los católicos esten con Dios.

Mientras recaban lo necesario, la sede parroquial de San Isidro será cambiada a San Agustín, donde los fieles podrán participar en la liturgia, dio a conocer el periódico diocesano Presencia.

Aunque el incendio consumió el templo, los ornamentos y el sagrario, el fuego no se propagó a la oficina parroquial y papelería quedaron intactos, aseguran.El semanario informó que al día siguiente del incendio el obispo Ascencio León acudió al lugar del siniestro y entregó un cheque al párroco José González.

El prelado invitó a los feligreses que no se desanimen y que comprueben cómo de las cenizas pueden surgir cosas extraordinarias.

Comentó que se deberá elaborar un proyecto arquitectónico para edificar un templo que sea adecuado a las necesidades de la parroquia de San Isidro.

El sacerdote José González comentó que la comunidad en general puede apoyarlos a través de la oración para que los feligreses puedan superar la difícil etapa por la que atraviesan.

Se dio a conocer que actualmente han recibido el donativo de 2 mil ladrillos, pero siguen necesitando más apoyo, de tal forma que las personas interesadas en ayudar pueden comunicarse al teléfono celular del párroco al (656) 304-18-79.

Anuncios