Mientras no hace nada y permite, entre otros, con su omisión y cruce de brazos que los restos de los últimos Caballeros Templarios que defendieron el castillo de Monzón continuen tirados vergonzosamente en el vertedero municipal de Belver de Cinca, reclama al Obispado de Lérida la devolución de las piezas de la Diócesis de Barbastro.

Quizás si pusiera el mismo empeño en la reparación del mal causado en Belver de Cinca otro gallo cantaría. Lean, lean pues:

El alcalde de Monzón (Huesca), Fernando Heras, ha reclamado hoy al Obispado de Lleida que devuelva las piezas del arte sacro en litigio con la Diócesis de Barbastro-Monzón, tal y como ha ordenado el Vaticano.

Heras ha realizado estas declaraciones en una visita a Lleida, durante la que ha explicado que en Monzón hay un sentimiento de ‘agravio’ respecto al litigio entre las dos diócesis por las 113 piezas de arte sacro ‘con el que no hay que jugar’.

‘El gesto que procede ahora es la devolución de las piezas a su legítimo propietario, tal y como lo ha declarado en sucesivas ocasiones la justicia canónica, y posteriormente, una vez se cumpla esto, ya llegaremos a un consenso’, ha señalado.

El alcalde de Monzón ha concretado que dicho acuerdo de colaboración entre ambas diócesis podría pasar por permitir que las piezas puedan ser ‘visitadas, exhibidas y expuestas en los dos territorios’

Anuncios