Aquí tienen la polémica película que ha sembrado el pánico en muchos gobiernos occidentales ante el temor de represalias por parte de grupos radicales islamistas.

El miedo a esos grupos hace que la libertad de expresion occidental se vea cercenada por quienes deberían garantizarla. La película tan solo refleja la cruda realidad de esos fanáticos que no dudan en asesinar a cientos y cientos de personas en crueles atentados, utilizando de manera torticera e irreal el nombre de Alá.

Nosotros les ponemos la película en dos partes, con subtítulos en castellano. No sabemos el tiempo que tardarán en censurarla y que no se pueda ver, pero mientras tanto, aprovechen y veanla, invitando a verla a sus conocidos, antes de que el miedo hacia esos asesinos y degenerados haga imposible su visión.

Es la manera de responder de Occidente a los ataques de los radicales musulmanes, cerrar las bocas que denuncian a los criminales, por miedo a sufrir sus ataques. Ante el miedo de nuestros gobernantes, hagamos valer nuestros derechos y enfrentémonos a la realidad. Hoy más que nunca hay que parar a esos asesinos.

Para ustedes, FITNA, (enfrentamiento o discordia en árabe), la película de 15 minutos del parlamentario holandes Geert Wilders donde se pretende demostrar que hay una relación directa entre los textos del corán y la violencia.

Solo hay algo peor que el terrorismo islámico, y son sus colaboradores europeos, aquellos que con sus miedos y terrores hacia ellos, al censurar películas como ésta están colaborando indirectamente con ellos, con los asesinos dirigidos por los fanáticos mufies.

Fitna, primera parte.

Fitna, segunda parte